miércoles, 30 de diciembre de 2009

Tres poemas sobre el arte, la solidaridad y el amor


Deseos malditos por un buen arte

Que haya más guerras, más violaciones; toneladas
de violencia y derramamiento de sangre;
más injusticias,
más dolor, más locos y más suicidas,
más asesinos y más dictadores,
más corrupción,
más genocidios, plagas y enfermedades,
más catástrofes, más crisis nerviosas y familiares,
más divorcios, sí,
y más desgracias y accidentes,
y drogadictos y alcohólicos,
para poder leer y escribir
buenas novelas, cuentos y poemas, para poder
ver cine y series televisivas, artísticas,
que valgan la pena.


Muerte a los Pidiones

Que tengas hambre, que tengas sed,
un bajón de nicotina
o que necesites tu cura,
me importa un carajo, escoria humana.
Yo no soy el Salvation Army
ni un Cristo bajado de los cielos.
La caridad, pedazo de mierda,
simplemente me la guardo para mí.
Yo también necesito comer, saciar mi sed
y fumarme mi cigarrillo;
sin contar, claro, todo lo demás que necesito pagar
para poder vivir.
Así que bon de mierda,
parasito social y de mis tristes bolsillos,
guárdate tu discursito de victima,
tus lloriqueos pendejos,
y déjame en paz.

Mi poco dinero es para mí.


Id y Superego
                          a mi Sabiduría en ruso

Ya que los dos somos polos opuestos.
Tú, una acción sin conciencia;
Yo, una conciencia sin acción.
Sé tu mi Id,
que yo seré tu Superego.
           
------
N.O.N.S. 2008

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Sabiduría de un joven de 20 años. Fragmentos de diarios (2000-2002)


De regreso a los fragmentos, en esta ocasión incluyo unos cuantos que no incluí anteriormente y uno que otro de otras libretas de apuntes. Hay mucho cliché y mucho existencialismo-romanticismo (en ocasiones barato). Para esos años estaba enviciado con el existencialismo, con Kierkegaard, Nietzsche, Sartre y Camus, entre otros, principalmente novelistas de esta sazón. Demos paso, pues, al estriptís cibernético. Ah, y una aclaración o un poco de luz sobre uno de los fragmentos. Cuando digo que soy un "pura sangre" es porque ese era el nickname que utilizaba en el foro de poesía de Poesía.com para publicar mis poemas, no piensen que era (o soy) un comemierda o algo peor. Por favor, no. Ahora sí, saquen su dinero, que vamos al desnudo.

-------------------------------------

*El querer una vida perfecta es un deseo utópico, ¿porque qué sería la existencia sin problemas? Necesitamos los problemas, estos son los que nos animan a vivir. Sin ellos la vida sería monótona, pues la aventura y el placer está en vencerlos.

*Procura conquistar el cielo porque el infierno ya lo tienes ganado.

*La vida a veces es tan injusta, pues cuando se toma una decisión uno no se puede retractar de la misma, sino que las consecuencias siempre llegan. Porque cuando se toma una decisión, no importando que se analicen y pesen todas las posibilidades, visualizando todas las consecuencias posibles, y se tome la “mejor decisión”, siempre es como tirar dos dados y actuar por fe, a ciegas, dando por realidad nuestros deseos y sueños, dando por verdad las conclusiones que no vemos, pero que esperamos ver.

*Aristóteles dice que la felicidad es acción del alma, pero yo en la inercia soy feliz. Sí, en el no ser, en la inconciencia está la felicidad.

*Si Dios hubiese querido que nos mantuviéramos en un solo ánimo, no nos hubiera hecho un corazón que late de acuerdo a la circunstancia.

*Hoy naciste al despertar y viste que todo sigue igual: el mundo gira y gira y siempre hay hambre y sed.

*El matrimonio no es más que aflicción de espíritu, pues eso de ser una sola carne no es más que ver a la pareja como espejo, y a nadie le gusta ver sus defectos. Por eso es mejor la soledad, porque sin conciencia de tu deformidad es claro que va a ser más difícil que te quiten la vista de la felicidad, que no es otra cosa que la libertad y el autoengaño.

*El ayer es el hoy con diferentes ropas.

*El miedo no es más que un deseo de bienestar.

*El sentimiento de inutilidad es el sentimiento más terrible, pues todos sabemos que lo inútil es desechado.

*Hay quien por creerse inútil se quitó la vida. Pero aun cometiendo ese acto fue útil, pues le fue útil al funerario, al florista, al cementerio, al sepulturero...

*Hay quienes dicen que los niños son ignorantes. Pero no puede ser ignorante aquel que le sonríe a la vida y solo se preocupa por jugar.

*La niñez es una parasitud forzada.

*Un día dije que el hoy es el ayer con diferentes ropas, pero me equivoqué. El hoy es el ayer con las mismas ropas, pero más gastadas…Por lo menos para mí. Sí, pues todos los días son iguales, y todas nuestras acciones son iguales, pero en distintos lugares…

*Se ama para ser amado, se obedecen las leyes para no ser multado o encarcelado, se busca a Dios para ser librado del infierno o ser recompensado con el paraíso, o por favores; se trabaja por dinero, se dona para pagar menos contribuciones o para sentirse bien o superior. No buscamos el bien en sí; buscamos lo que nos puede dejar el bien. Luego, sólo somos convenientes.

*En las profundidades todo es seguro, porque el que está en las alturas puede caer, pero el que está abajo no puede caer más bajo.

*Soy un “pura sangre” en todo el sentido de la palabra. No sólo es ser testarudo y coger todo en serio, pensando que tengo la razón y que todos viven en la mediocridad. Carajo, no soy un caballo de raza corriendo solo en la carrera de la vida; soy un caballo, sí, pero siendo montado por un demonio: por el miedo.

Miedo a ser yo mismo. El mundo reprime y tienes que vivir con esa carga sobre tu lomo. Y no sólo eso, sino que esa carga te dirige a ti. ¿A dónde? Al infierno, pues el que no es “él mismo” se quema en el infierno aunque viva en el Paraíso. Así es la vida, la felicidad parece estar en ser sincero contigo mismo, en ser tú mismo. Pero ¿quién soy yo? Eso no lo sé, y por eso el miedo me cabalga por el abismo.

*Sólo soy uno que está sentado en el camino, uno que ve la vida, no que la protagoniza.

*No puedo escribir, no puedo dibujar, no puedo hacer amigos, no puedo buscar a Dios, no puedo conseguir amor. No puedo conseguir nada, sólo el miedo al ver mis ojos en el espejo.

*La vida como que me sonríe, aunque creo que soy yo quien le alarga los labios.

*Fatiga mental y física, un espagueti de información en mi cerebro, y sólo hay miedo al fracaso, a la decepción.

*Carajo, soy un pseudoescritor, no un escritor.

*Deseo fallar y deseo triunfar.

*Suenan las campanas y es un nuevo año para los que se martirizan contando el tiempo. Reciben el “nuevo año” con vestidos de gala y tirando fuegos artificiales al cielo, explotando chiribones que hacen sangrar los oídos del alma y al niño interior. Morir y reencarnar. Hacen promesas, hacen listas, para cambiar –las mismas que hacen todos los “años nuevos”: rebajaré unas libras, haré ejercicio, dejaré de fumar, dejaré de beber, estudiaré más, seré mejor padre, madre, hijo, hija, esposo, esposa, novio, novia, empleado, jefe, estudiante, buscaré más a Dios, iré a menudo a la iglesia…Pero sus vidas siguen igual, como siguen siendo todos los días iguales. Sale el sol, se pone el sol y manda la luna y la oscuridad, para luego salir el sol nuevamente. Todo es un ciclo, una rutina, y así es la vida del ser humano, de los que creen y no creen en años nuevos, de TODOS.

*Estoy aburrido de estar aburrido.

*Para mí la televisión y los libros, y para el mundo: la vida. Es lo único que tengo: la televisión y los libros. Eso, nada más. Es triste tener veinte años y que fuera de tu familia inmediata nadie te ame, te desee o quiera estar contigo… Es triste sentirse así. Es triste que sea así. Pero las cosas no son como queremos que sean, las cosas son como son. Tengo que aceptar este hecho y seguir hacia delante. Pero antes tengo que llorar… Mas no puedo: la soledad me ha secado los ríos del corazón, y el llanto es otro de mis deseos.

*El dios de los ateos es la Nada; el dios de los cristianos es el Todo.

*Los que pueden pensar son los ricos; sólo ellos pueden malgastar su tiempo.

*De qué vale tener el talento si no tienes el deseo.

*Nosotros no queremos la verdad, tenemos miedo de que no nos agrade. Nosotros queremos esa realidad que le da sentido a nuestras quejas y nos da la esperanza, y queremos esa utopía que extingue nuestro dolor. Pero no, la verdad no es la realidad ni la utopía que nosotros queremos y deseamos, la verdad es la realidad que es. La verdad es la verdad, punto, por más que nos duela.

*La carrera que corre todo ser humano, sabio y necio, inteligente o anormal, vegetal y activo, es la carrera de la muerte. Esa es la verdadera meta de todos los seres humanos. Si alguien me preguntara cuál es mi meta, le respondería la muerte. No la felicidad, no la verdad, no el placer sino la muerte. Cada día avanzo hacia ella. Todos los días avanzamos hacia ella. Esta es la carrera que corremos sin darnos cuenta. Es un absurdo. Avanzamos hacia donde no queremos. Lo hacemos aunque nos sentemos en el suelo, aunque no actuemos, aunque vegetemos. Lo demás, la felicidad, la verdad, el placer, es ropaje, es lo accesorio que nos hace soportable el inevitable camino.

*Con tu muerte muere el mundo.

*El cuerpo y la mente del que escapa de la realidad recorren sendas con caminos idénticos. Uno busca la salida; otro la entrada.

*La existencia es una constante decisión. Hay miles, millones de caminos, internos y externos, aparentemente recorribles. Tenemos que decidir. Deseamos decidir. Pero la libertad es dolorosa y la indecisión se apodera de nuestro ser. La libertad en ocasiones propende a la inacción. El ser humano es esclavo de su libertad. El ser humano es esclavo de su existencia.

*La gente no quiere amigos de verdad; la gente quiere relacionarse con gente que le haga olvidar su propio sufrimiento.

*Para ser feliz se necesita salud. Pero paradójicamente, para tener salud se necesita ser feliz.

*El espíritu me dice que hay un Dios, pero no me dice el nombre de ese Dios. Quizá es que el alma no entiende el lenguaje del espíritu.

*¿Si la mayoría dijera que 2+2 = 5, sería 4 o sería 5?

*Me he dado cuenta que para ser tocado hay que tocar: cuando tocas, recibes la caricia que te hace falta.

*Es mejor conocer la verdad, aunque duela. “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Libertad no significa bienestar.

*La felicidad no es un estado, sino una actitud hacia la vida.

*Si una gota de aceite cae en un vaso de agua limpia, ¿seguirá siendo esta agua pura?

*Son los sentimientos encontrados, el “ser o no ser”, los que dirigen al ser humano, el cual se convierte entonces en divagación. El ser humano es divagación y un vértigo personalizado.

*Lloro y río a la vez.

*Yo no soy mi Yo Idealizado, sino que mi Yo es un alma deformada por las constantes caídas.

*Existimos sin nuestro consentimiento y generalmente nos vamos de este mundo sin él.

*Pero ¿quién conoce al yo realmente? ¿Acaso la persona? Ni yo sé quien soy, sino que más bien me hago y deshago a través de los días, meses y años. Por lo tanto yo he muerto varias veces y nuevos seres han ocupado mi cuerpo.

*Soñar no es sino mentira y una elevación maliciosa para lanzarnos desde los cielos y lastimarnos más.

*Dicen que la luz vence a las tinieblas, pero el sol y todas las estrellas no pueden alumbrar el espacio. Creo que es como un símbolo (ahora soy medieval) de que la verdad sólo alumbra a quien se le acerca.

*Si la felicidad es una actitud y no un sentimiento, es mejor así, porque es una felicidad libre, no esclava. Aunque pienso: ¿acaso esta felicidad no es la “felicidad” del Lazarillo de Tormes, el cual fue “feliz” idealizándose mejor el mundo donde vivía para evitarse el dolor de volver de nuevo a la búsqueda de la felicidad? ¿Y que era esa “felicidad” sino un tipo más calmado, pero real, de angustia?