miércoles, 30 de diciembre de 2009

Tres poemas sobre el arte, la solidaridad y el amor


Deseos malditos por un buen arte

Que haya más guerras, más violaciones; toneladas
de violencia y derramamiento de sangre;
más injusticias,
más dolor, más locos y más suicidas,
más asesinos y más dictadores,
más corrupción,
más genocidios, plagas y enfermedades,
más catástrofes, más crisis nerviosas y familiares,
más divorcios, sí,
y más desgracias y accidentes,
y drogadictos y alcohólicos,
para poder leer y escribir
buenas novelas, cuentos y poemas, para poder
ver cine y series televisivas, artísticas,
que valgan la pena.


Muerte a los Pidiones

Que tengas hambre, que tengas sed,
un bajón de nicotina
o que necesites tu cura,
me importa un carajo, escoria humana.
Yo no soy el Salvation Army
ni un Cristo bajado de los cielos.
La caridad, pedazo de mierda,
simplemente me la guardo para mí.
Yo también necesito comer, saciar mi sed
y fumarme mi cigarrillo;
sin contar, claro, todo lo demás que necesito pagar
para poder vivir.
Así que bon de mierda,
parasito social y de mis tristes bolsillos,
guárdate tu discursito de victima,
tus lloriqueos pendejos,
y déjame en paz.

Mi poco dinero es para mí.


Id y Superego
                          a mi Sabiduría en ruso

Ya que los dos somos polos opuestos.
Tú, una acción sin conciencia;
Yo, una conciencia sin acción.
Sé tu mi Id,
que yo seré tu Superego.
           
------
N.O.N.S. 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario