viernes, 25 de noviembre de 2011

Metamorfosis



Solía
ser un tipo duro;
hermético
como un poema de Lezama.
Pero un día
me ganó la curiosidad.
Le robé
par de flechas a Cupido.
Una,
la enterré en mi pecho;
otra,
la clavé en mi cerebro.
Desde ese día
no soy más
            que un emo. 

2 comentarios:

  1. Te falta el pelito para ser emo. Jaja. Me gusta este poema. Un tanto posmo. Al igual q los demás poemas. Sin embargo, creo q debes revisar los nuevos. Cosita de nada. Por ejemplo, decir fresco y sano y no al revés. Un abrazo, nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Sonia, gracias por pasar y por las recomendaciones. Sin embargo, me gusta más como suena "sano y fresco" que "fresco y sano". Cuestión de gustos. Un abrazo ;D

    ResponderEliminar