martes, 20 de diciembre de 2011

Suicidio
















El suicidio
es más que cortarse las venas,
horcarse,
pegarse un tiro,
tirarse al vacío
o envenenarse.

Existe el suicidio lento,
a largo plazo.

Tener bronquitis o sinusitis
y botar humo como una chimenea en invierno;

padecer GERD corrosivo
y comer y tomar puros ácidos
que podrían destapar una cañería;

comerle el coño a una puta
igual a como chupas y roes
los gajos de una naranja

y así otros actos idiotas
y autodestructivos más.

Todos somos suicidas.

Brindo por nosotros,
cobardes,
que no actuamos cónsonos
a lo que pensamos y sentimos,
que preferimos matarnos lentamente
antes que hacerlo como se debe,
rápido y certero.

¡Salud!


                                                  (2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario