viernes, 22 de noviembre de 2013

Lolli-pop: lo pop hace daño, llamarse Manuel hace daño, Maripily... tan bien, digo, también


No soy un escritor pop. 


 Pelotudo
Cabrón            
                                                                                                     

Mírense, manuelitos, ustedes están muertos y para colmo sus muertes fueron bien tristes y hasta  patéticas. No trágicas, porque todos tenemos derecho a la tragedia. No, ustedes tuvieron una muerte decimonónica, muy romántica... en la posmodernidad. Qué melodrama. Y no ganaron el Rómulo Gallegos como yo. Y tú, Abreu, ni siquiera tienes una biografía en Wikipedia, cuando todo el mundo tiene una, hasta Maripily.


Yo no estoy en Kikipedia, estoy en Wikiporn. 

Disculpa, es que como no estoy enterado de las cosas pop, creía que tenías una. Yo tengo una página en Wikipedia, por si acaso. Soy invisible, pero no tanto.

Sí, tú eres el del Pómulo Gallego ese. ¿Eres millonario?

Rómulo Gallegos.

También. Pero no te hagas el bobo, papito, ¿eres millonario?

No.

Guácala, un pelao. Fo, fuchi. A mí me dan rash los que no son millonarios. ¡¡Chu, zape!!


(Jum... Qué chusma. Extraño los tiempos de Johanna Rosaly)


No todo lo pop es bueno, mamao.


Sí, sos un clichoso. La idea que tenés de lo pop es una tarjeta postal gótica, boludo. Invisible, invisible.                                                        


Sí, lo sé. Es más, ahora mismo quisiera llamarme Manuel.


Bitch, please...


                                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario